Rosa Tugores

Azukis qué son y cómo se cocinan

Contenidos del artículo

Desde hace ya algún tiempo, las judías azukis de origen japonés, gozan de una gran popularidad, y por ello debemos conocer todos sus beneficios y cómo consumirlas.

Azukis qué son y cómo se cocinan 1

Las judías azuki son legumbres típicas de los países orientales, en particular de Japón. Hace algunos unos años eran casi completamente desconocidas en occidente, pero ahora, con la difusión de las recetas orientales y gracias al mercado global, se encuentran fácilmente a la venta.

Tanto es así, que han pasado a formar parte de la dieta de quienes han aprendido a apreciar estas judías. Entonces, veamos Azukis qué son y cómo se cocinan.

Judías azukis: qué son y qué propiedades tienen

Las judías azuki toman su nombre de una de sus características: de hecho, en japonés azuki significa pequeño. Es que tienen una vaina un poco más pequeña, que los frijoles que estamos acostumbrados a consumir normalmente.

Estas pequeñas legumbres son las semillas de la planta Vigna angularis, que crece en la zona del Himalaya (de donde es originaria), y en el este de Asia. Además de Japón, también están muy extendidas en China y Corea.

Existen algunas variedades con diferentes colores, pero las más utilizadas en la cocina son las judías azuki rojas y las judías azuki verdes.

Judías azuki rojas: propiedades

Ya sabemos que las legumbres son preciadas por sus características nutricionales, y estas alubias, también llamadas soja roja, tienen muchas propiedades útiles para la salud, tanto que en oriente se las considera las alubias reyes.

Entre las principales características de las judías azuki, podemos señalar:

  • Contienen minerales importantes, como potasio, molibdeno y zinc.
  • Son ricas en proteínas. Por ello, son excelentes para integrar una dieta vegetariana.
  • Contienen ácido fólico y vitaminas (incluyendo B1, B2, B3 Y B6).
  • Son ricas en fibra, pero bajos en grasas.
  • Contienen isoflavonas y fitoestrógenos, estrógenos naturales importantes para los huesos.
  • Finalmente, no contienen colesterol ni gluten.

Gracias a la presencia de estos elementos, se recomiendan en todo tipo de recetas, en especial para los platos con bajo contenido en grasas, para vegetarianos y para celíacos. Además, las judías azuki favorecen la regulación intestinal en personas con estreñimiento.

Judías azuki rojas: cómo cocinarlas

Si te preguntas cómo cocinar las judías azuki, debes saber que se pueden utilizar de la misma manera que se cocinan las legumbres locales, por ejemplo, las lentejas.

En primer lugar, es necesario dejarlas en remojo durante al menos 8 horas, para que se active la germinación y se eliminen los fitatos, que no son bien digeridos por el sistema gástrico humano. Luego, deben enjuagarse y hervirse. 

Para las judías azuki rojas, la cocción dura aproximadamente media hora. Para darles un sabor más particular y exótico, se puede añadir al agua de cocción alga kombu.

Una vez cocinadas, se pueden utilizar en diferentes preparaciones: desde sopas de legumbres, hasta hamburguesas vegetarianas.

En este segundo caso, hay que prestar atención a la cocción, para que así se trituren y formen la clásica hamburguesa para cocinar a la plancha o al horno.

Otra forma de comer judías azuki es consumirlas en forma de germinados. Como son semillas y no frutas, las judías azuki germinan: puedes germinarlas en casa, o comprar germinados de judías azuki ya listos.

En comparación con el frijol real, los brotes tienen una menor cantidad de calorías, conservando todas las demás propiedades beneficiosas: se pueden comer crudas en ensaladas o con otras legumbres y germinados, o salteadas en una sartén.

Judías azuki: dónde comprarlas

Hoy en día la difusión de platos orientales en nuestra alimentación ha aumentado la demanda de estas legumbres en todo el mundo, por lo que es bastante fácil encontrarlas en diversas tiendas.

A veces, también se encuentran en los supermercados más reconocidos o por internet, incluso en forma de pasta de legumbres.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Otros
artículos

Escuela Macrobiótica Mediterránea