guiso dulce de garbanzos

Rosa Tugores

Rosa Tugores

Recomiendo el guiso dulce de garbanzos a quienes sufran de hipoglucemias y ansiedad por el dulce: su dulzor natural equilibra y calma esta condición.

Ingredientes: 1 vaso de garbanzos, 1 cebolla en medias lunas, 1 vaso de calabaza en dados, 1 cucharada sopera de cominos, 1 hoja de laurel, 3 -4 cucharadas soperas de aceite de oliva, sal marina, 1 cucharada sopera de miso de cebada (optativo).

Preparación:
1. Remojamos los garbanzos toda la noche en agua mineral.
2. Tiramos el agua de remojo de los garbanzos, los ponemos en una olla, que puede ser normal o a presión (sin tapar aún), los cubrimos con agua que sobrepase 2 dedos su volumen y los llevamos a ebullición, destapados y con el fuego alto.
3. Los dejamos hervir 10 minutos, retirando la espuma que se forma con una cuchara de madera.
4. Añadimos los cominos, tapamos y los dejamos hervir 2 horas a fuego lento si es olla normal, o unos 15 – 20 minutos a presión mínima si es olla a presión.
5. Lavamos y cortamos las verduras.
6. Cuando los garbanzos ya hayan hervido, en una cazuela u olla gruesa con tapa ponemos aceite de oliva en el fondo y rehogamos la cebolla con una cucharadita de café de sal y el laurel unos 15 minutos, hasta ablandarla.
7. Añadimos la calabaza y sofreímos 6 -8 minutos más: un truco para realzar su dulzor es tapar y dejar sudar a fuego mínimo.
8. Echamos los garbanzos con su líquido de cocción (siempre que no sea demasiado, si no retiramos un poco) y llevamos a ebullición. Cuando rompe a hervir bajamos un poco el fuego, sacamos un poco del agua de la cocción a una tacita o bol y con ella diluimos el miso, reservándola.
9. Dejar que el estofado hierva tapado a fuego suave 15 minutos.
10. Bajamos el fuego al mínimo y le mezclamos el miso diluido, removiendo bien 1 – 2 minutos para activarlo.
11. Apagar, tapar y dejar reposar un mínimo de 5 minutos (mejor si es media hora).

 

7 Comentarios


Avatar
Matias
29 junio, 2018 at 1:33 pm
Responder

Hola rosa te quería hacer una consulta, en el remojo de los garbanzos, se puede usar un alga wakame o es mejor cocinar con el alga? y si después esa alga también se puede comer? o ya estaría como sin propiedades. Desde ya muchas gracias por todo siempre


    Rosa
    Rosa
    3 julio, 2018 at 9:46 am
    Responder

    Hola Matias,
    Para cocer legumbres recomiendo utilizar alga kombu, porque hace que queden más tiernas y facilita mucho su digestión y asimilación.
    El alga se integra en la cocción de la legumbre (en este caso, los garbanzos), y se queda prácticamente deshecha, integrada en el guiso, por lo que te la comes junto con el resto de ingredientes.
    No es que esté sin propiedades, sino que ha cumplido su función (ablandar la legumbre) y sus nutrientes, básicamente minerales, están en el guiso.
    Si quieres ver cómo se hace esta receta, la tengo en vídeo en mi canal de Youtube:https://youtu.be/gO8jtWPdc8c
    Saludos cordiales!

Avatar
Belen
5 octubre, 2018 at 6:48 am
Responder

Demasiado dulce… no es para mí…


Avatar
Pilar Lizárraga
6 octubre, 2018 at 10:54 pm
Responder

Hola, estuve siguiend tus charlas por youtube. Tengo un par de consultas, puedes agregar la espirulina a esta receta.La otra consulta es acerca del manejo de soja, ya que esta en su mayoria es transgenica, que la puede sustituir?


    Rosa
    Rosa
    24 octubre, 2018 at 4:03 pm
    Responder

    Hola Pilar,
    Puedes agregar espirulina, pero no tiene mucho sentido porque ya lleva alga kombu, y dos algas en la misma receta es demasiado, podrían acelerar tu metabolismo en exceso.
    En cuanto a la soja, no sé si te refieres a la salsa de soja: si es el caso, puedes sustituirla por sal.
    De todas formas, existe salsa de soja de calidad, que se vende en herbolarios y está certificada como orgánica y no genéticamente modificada: es la que yo utilizo, aunque no sé si tienes acceso a ella en donde tú vives.
    Saludos cordiales.

Avatar
Maria Castillo
8 agosto, 2019 at 1:29 pm
Responder

La sal biológica es la no refinada??


    Rosa
    Rosa
    27 agosto, 2019 at 2:54 pm
    Responder

    Hola Maria,
    Que yo sepa, toda la sal es biológica, puesto que no es un alimento cultivado, sino obtenido de forma natural por evaporación del agua del mar.
    Dicho esto, la sal que recomiendo es, efectivamente, la no refinada, porque además de Cloruro de Sodio en un 86%, contiene un 15% de todos los minerales y oligoelementos que necesita nuestro organismo para sus funciones.
    La sal refinada, por el contrario, es pobre y susceptible de provocar fácilmente desequilibrios, porque es cloruro de sodio (ClNa) en un 99%, sin apenas ningún otro mineral ni oligoelemento en su composición.
    Un cordial saludo.

Responder a Anónimo Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Artículos sobre Macrobiótica

ut consequat. non ante. ut ipsum libero. Phasellus sed